Mulazen Eventos tuvo el honor de organizar la conferencia mediterránea de la OSCE que se celebró los días 25 y 26 de Octubre en Málaga.

Representantes de los 57 Estados Participantes de la OSCE, los seis Socios Mediterráneos para la Cooperación de la OSCE – Argelia, Egipto, Israel, Jordania, Marruecos y Túnez – y varias Organizaciones Internacionales se reunieron en Málaga, España, el 25 y 26 de octubre para discutir la importancia de la energía para el crecimiento económico y la cooperación.

Fernando Martín Valenzuela Marzo, Secretario de Estado español de Asuntos Exteriores en el Ministerio de Asuntos Exteriores, Lukáš Parízek, Secretario de Estado de Eslovaquia y Representante Especial del Ministerio de Asuntos Exteriores, en representación de la Presidencia eslovaca del Grupo de Contacto Mediterráneo de la OSCE,Vuk Žugić, Coordinador de Actividades Económicas y Ambientales de la OSCE, y el Senador Pascal Allizard, Vicepresidente de la Asamblea Parlamentaria de la OSCE pronunciarán discursos de apertura.

Josep Borrell Fontelles, Ministro de Asuntos Exteriores de España, Miroslav Lajčák, Ministro de Asuntos Exteriores de Eslovaquia, Thomas Greminger, Secretario General de la OSCE y Nasser Kamel, Secretario General de la Unión para el Mediterráneo, abrieron la sesión política de alto nivel. Junto con los ministros y otros delegados de alto nivel, intercambiaron puntos de vista sobre cómo la energía puede contribuir al crecimiento económico y la cooperación en el Mediterráneo y cómo los Estados participantes de la OSCE y sus socios mediterráneos pueden hacer su colaboración aún más relevante, sustancial y activa. Orientado en los próximos años.

La OSCE ha celebrado conferencias anuales con sus Socios Mediterráneos para la cooperación desde 1995.

La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) ha señalado que hay que proteger las “infraestructuras energéticas críticas”, tras la preocupación creciente debido al incremento del terrorismo, los conflictos y los desastres naturales en el Mediterráneo.

Además, en esta conferencia celebrada en Málaga se ha propuesto la mejora de las rutas energéticas y la ciberseguridad con la cooperación regional e interregional, para evitar dichos problemas en zonas de conflicto.

El ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno de España, Josep Borrell, ha destacado que en este evento se han reunido “más de 170 participantes y una quincena de ministros y viceministros para conversar sobre materia energética”, así como los socios de la región mediterránea.

Borrell ha agradecido la confianza depositada en España para la organización de este evento de carácter internacional y ha argumentado que este tipo de encuentros fomentan “la estabilidad de un espacio político ampliado”.

“El Mediterráneo es el eje central de la política exterior española”, ha sentenciado Borrell, que ha argumentado la importancia energética de España por “su situación geoestratégica, por la experiencia de sus empresas, por la importancia de nuestras relaciones con nuestros socios y nuestra decidida política que se enmarca en el proceso de transición ecológica”.

Ha reseñado la importancia de la integración en el mercado mediterráneo y la implementación de un sistema que suponga una mejora desde el punto de vista energético.

A preguntas de los periodistas, el secretario de Estado de Energía del Ministerio de Transición Ecológica de España, José Domínguez Abascal, ha sido invitado a participar por parte de Borrell para señalar las medidas propuestas para las energías renovables, como el uso del hidrógeno en vehículos.

Domínguez Abascal ha afirmado que España dispone de estaciones de recarga de motores de hidrógenos, una tecnología por la que Japón apuesta de forma firme y que actualmente “forma parte de la estrategia de España junto a la energía eléctrica fotovoltaica y eólica”.

Por otro lado, el secretario general de la OSCE, Thomas Greminger, ha señalado que durante estos días de conferencias se ha analizado el papel del impacto de la energía en la economía de los Estados como una oportunidad.

Greminger ha advertido de la necesidad de realizar en todo el Mediterráneo un efectivo y consciente uso de energías, un reto definitivo para frenar el deterioro del medio ambiente y la contaminación que solo es viable con la colaboración recíproca de todos los integrantes de esta organización.

Share Button